Marketing de afiliación: gana dinero por un producto sin crearlo

Un concepto que empieza a sonar familiar a oídos de muchos, pero que no todo el mundo tiene claro en qué consiste exactamente, es el marketing de afiliación. Se trata de un tipo de marketing que da la posibilidad de ganar una comisión por promocionar productos de otros.

Su funcionamiento es muy sencillo. Un blogger, por ejemplo, tiene ya toda una legión de seguidores que le apoya en el lanzamiento de cada nuevo producto que lanza. Sus lectores confían en él, y si ven que promocionan un producto, se interesan por él. Esta es la base del marketing de afiliados, que hace que si alguien se decide y hace una compra de ese producto, el afiliado gane una comisión.

¿Cómo funciona el marketing de afiliados?

El marketing de afiliación consiste en lo siguiente: una persona prueba un producto o un servicio que le gusta, y comprueba que se adapta a su público, así que decide promocionarlo (por ejemplo en su blog, o en sus publicaciones en redes sociales, entre otros medios). Y una vez que se haga una venta desde el enlace de afiliado, se gana una comisión.

3 tips para triunfar con marketing de afiliación

Como es evidente, la empresa o blogger que creó ese producto se siente satisfecho, ya que ha conseguido un nuevo cliente sin tan siquiera hacer un esfuerzo de marketing, más allá del pago de la comisión por la venta.

Por su parte, el cliente también está contento, ya que ese producto se lo ha recomendado alguien en quien confía, y además, va a cubrir una necesidad o a satisfacer un deseo con él. De esta forma, se ha ahorrado tiempo y posibles problemas por elegir a un proveedor equivocado. Y el afiliado, habrá cobrado una comisión por la venta.

¿Cuáles son las ventajas del marketing de afiliación?

Tal como se puede observar, el marketing de afiliados constituye una propuesta en la que todos ganan: el blogger, la empresa y el cliente. Pero además del dinero que se gana por la comisión, existen otras ventajas en la práctica de esta modalidad de marketing.

Una de las principales es el hecho de poder ganar dinero por un producto, sin necesidad de invertir en su creación. Los bloggers podrán centrarse en los aspectos relacionados con la creación de su propio sitio: encontrar dominios libres, darle el mejor diseño, adaptarlo a la navegabilidad móvil, etc.

Además de esto, este tipo de marketing no requiere tener que dar soporte a los clientes, ya que es la empresa que comercializa el producto quien se encarga de esa tarea. Y algo que también hay que tener en cuenta, es que el marketing de afiliación permite a la empresa crecer a riesgo cero, a través de una fuerza de ventas externa.

Se puede concluir que el sistema de afiliados es bastante más eficiente que la publicidad, en la medida en que tan solo se recompensarán los éxitos. Aquí no tiene ningún valor el clic sobre el anuncio, sino que lo que verdaderamente cuenta es que el cliente haga la compra. Se trata de un marketing de resultados, que tiene poco que ver con el branding o con los sistemas tradicionales de promoción.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *